viernes, 21 de octubre de 2011

Ni la verdad es objetiva.

 

 Uno, al menos yo, siempre cree que la verdad sólo tiene un camino pero no. Lo que vemos, oímos, leemos nos acerca cada vez más a Campoamor y todo depende, ya lo saben, de quien lo mira y del color de su cristal